Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
Eventos náuticos en Barcelona

Noticias

Volver

El AIS (Sistema de Identificación Automática) - I

10-12-2017

El AIS es un sistema de identificación automático de barcos. Su principio es sencillo: en lugar de calcular los datos dinámicos (velocidad, rumbo,…) de los otros barcos a partir de la electrónica de a bordo, como pueda ser un radar, el AIS que tengamos en nuestro barco recibe y escucha los datos emitidos por los AIS de los barcos que pueda haber en la zona donde nos encontramos, mostrándolos en pantalla, de forma que la precisión y volumen de datos es muy superior a los métodos utilizados hasta ahora.

Evidentemente, esta incorporación tecnológica a la navegación ha supuesto un incremento en la seguridad y un avance hacia el control de la flota. A priori, como la mayoría de estas novedades, tiene una incorporación obligatoria en la flota profesional, aunque no en todos los casos, pero con el tiempo debería incorporarse a toda la flota de recreo, profesional o no por razones obvias de seguridad. Pero vamos por partes antes de entrar en debates sobre su obligatoriedad y las implicaciones que pueda tener y analicemos su funcionamiento.

Para poder tener un elemento de comparativa, veamos como funciona un radar. El radar está compuesto básicamente por una antena que emite energía con mayor o menor potencia según sea el caso, un procesador que normalmente se integra en la pantalla donde se representa la información de los blancos detectados. Las ondas que emite el radar, cuando encuentran un blanco (obstáculo) en su camino, chocan contra éste y rebotan proporcionando mediante la dirección y el tiempo transcurrido, información para calcular la posición relativa del blanco, dirección y sentido de movimiento, así como velocidad.

El AIS proporciona mucha más información dado que lo que se emite son paquetes de información por radiofrecuencia cuyo contenido incluye datos como MMSI, velocidad, rumbo, origen, destino, ETA (Estimated Time Arrival), COG (Course Over Ground), etcétera.

Otro elemento importante a considerar es la energía que consume cada uno de los equipos; así, el radar, por ejemplo, puede consumir cientos de vatios o mil vatios según sea el alcance pretendido, mientras que un AIS no supera los 12W.

Vista esta pequeña comparativa sobre el principio de funcionamiento, uno podría plantearse una u otra opción o, sin llegar a planteárselo, pensar que el AIS es el sustituto del radar. Para nada !! Son dos equipos complementarios y no excluyentes. El AIS jamás podrá detectar un barco que no tenga AIS o que no esté emitiendo, ni un artefacto flotando, ni una roca o un acantilado en un banco de niebla, ni una tormenta. Por eso, no hay que plantearse la opción de poner un AIS como alternativa al radar, ya que son complementarios.

¿Qué información transmite un AIS?

Los AIS transmiten a través de los canales de VHF AIS 1 y AIS 2. Los datos transmitidos se dividen en cuatro grupos:

  • Datos dinámicos
  • Datos estáticos
  • Datos del viaje
  • Datos de seguridad

Los datos dinámicos son muy importantes dado que son los que ofrecen información de rumbo, velocidad, … del barco, con lo cual, son datos de especial relevancia para la prevención de abordajes.

Los datos estáticos sirven para identificar el barco detectado. Son de especial importancia el MMSI, el distintivo de llamada y el nombre del barco dado que éstos permiten llamar directamente al barco en caso de peligro de colisión.

Los datos relacionados con el viaje suelen ser de mayor importancia para la navegación comercial que para el navegante deportivo ya que incluyen datos como puerto origen, puerto destino, ETA (Estimated Time Arrival), tipo de carga, etc.

 

Clases de AIS

AIS clase A. Cumple con las exigencias IMO – Organizacón Marítima Internacional, y es la clase de AIS para aquellos barcos obligados a llevar AIS según el convenio SOLAS (Safety of Life At Sea)

 AIS clase B. Es casi idéntico al clase A pero con ciertas limitaciones.

AIS para estaciones de base. Estas estaciones utilizan el AIS para emitir información marítima, así como asignar determinados ajustes a los transpondedores AIS de su zona de navegación.

AIS para ayudas a la navegación. Se emplea por emisores fijos que transmiten la posición de una ayuda a la navegación, como pueda ser una baliza.

AIS para aviones SAR. Es el de los aviones de ayuda al rescate y emiten cada 10 segundos.

 

 ¿De dónde se obtienen los datos que transmite el AIS?

Los datos dinámicos los obtiene del GPS, a pesar de que pueden existir otros sensores conectados al AIS. Los datos que el AIS recibe son descodificados e integrados automáticamente en los mensajes de datos.

Los datos estáticos, de seguridad o del viaje son insertados manualmente mediante software en el AIS.

 

AIS emisores vs AIS receptores solamente

Dentro de los AIS encontramos aquellos que son sólo receptores y nos sirven para recibir y ver los datos de otros barcos o aquellos que además de recibir, también emiten los datos de nuestro barco.

 A priori, uno piensa qué sentido tiene una oferta de AIS semejante y no alcanza a encontrar otra explicación que la de ampliar las posibilidades de mercado. Es cierto que un elemento de seguridad como este, debería emitir y recibir sin opción a inventos dado que se trata de un tema de seguridad. Pero igual que el airbag del pasajero de un coche puede desactivarse a voluntad por razones de seguridad en caso de llevar un bebé en el maxicosi en el asiento delantero, aquí parece que también hay motivos. Sea como fuere, nosotros pensamos que en este caso, la seguridad está por encima de los motivos que puedan existir actualmente y más, cuando los AIS que emiten, tienen la opción para dejar de emitir si es necesario o si se desea.

 

¿Qué motivos puede existir para anular temporalmente la emisión de nuestro AIS?

Pués pensemos simplemente en una regata y en no querer transmitir nuestra posición al resto de la flota. O en un caso profesional, un pesquero que no desee poner de manifiesto la posición de un caladero.

Si vamos un poco más allá, y no queremos dar ideas, es que la administración podría tener controlada a la flota de recreo hasta el punto en que sabría qué barcos están fuera de los límites de navegación que tienen según su despacho. Es decir, que en caso que se volviera un elemento obligatorio a bordo, sería la forma más fácil y sencilla de saber cuándo un barco está, por ejemplo, cruzando a las islas sin tener los requisitos para poder hacerlo y aplicar la correspondiente sanción.