Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
Eventos náuticos en Barcelona

Noticias

Volver

Los microplasticos: Una amenaza para los gigantes marinos.

01-03-2018
Los microplásticos y los químicos tóxicos que contienen representan una amenaza masiva para los gigantes marinos, dicen los científicos

Según un estudio, los animales más grandes del océano pueden ser especialmente vulnerables a pequeñas partículas de plástico debido a cómo se alimentan.

Los científicos piden que se investigue el impacto de los microplásticos en las ballenas barbadas, los tiburones peregrinos y las mantarrayas en medio de temores de que sean tan nocivos como las piezas de plástico más grandes. Piezas que se acumulan en el mar procedentes de la masiva explotación de l mar, barcos de pesca, navegación marítima y el tiempo de ocio náutico y turismo náutico.

La megafauna marina se alimenta al filtrar miles de metros cúbicos de agua de mar por día para el plancton, lo que significa que casi con certeza también absorben las diminutas partículas de plástico indigerible, que parecen ser frecuentes en todos los océanos del mundo y que acabará afectando a nuestro ecosistema y en consecuencia al entorno no solo náutico sinó también medioambiental.

Un estudio publicado en la revista Trends In Ecology And Evolution dice que se sabe muy poco sobre el daño potencial que está causando y exige una mayor investigación.

Elitza Germanov, de la Universidad de Murdoch en Australia, su investigador principal del estudio, dijo: "Todavía estamos tratando de comprender la magnitud del problema.

"Ha quedado claro, sin embargo, que la contaminación microplástica tiene el potencial de reducir aún más el número de poblaciones de estas especies, muchas de las cuales son de larga vida y tienen pocos descendientes a lo largo de su existencia".

El estudio muestra que, a pesar de su gran tamaño, al menos algunas de estas especies son altamente vulnerables a estos diminutos fragmentos, que típicamente comprenden "microperlas" utilizadas en cientos de productos cosméticos diferentes, como lavados faciales y geles de ducha.

Acabado el consumo de muchos de estos productos  encuentran su camino hacia el río más cercano y en consecuencia hacia el mar y se estima que hasta 51 billones de microperlas se encuentran actualmente en nuestros océanos, mientras que una sola ducha puede evacuar a aproximadamente 100.000.

En un intento por reducir la cantidad de plástico en nuestros océanos, el mes pasado entró en vigor una prohibición en todo el Reino Unido para los fabricantes que fabrican productos que contienen micropartículas. Medidas que deberíamos adoptar tras sensibilizar a los consumidores especialmente desde las empresas náuticas y desde las personas que tenemos resposabilidad en el movimiento de grupos en actividades náuticas o eventos en el mar.

Las sustancias químicas y contaminantes asociados con el plástico pueden acumularse durante décadas y alterar los procesos biológicos en los animales, lo que lleva a un crecimiento, desarrollo y reproducción alterado, incluida la fertilidad reducida.

"Mientras que una conexión definitiva entre la ingestión de microplasma y la exposición a toxinas para los filtros alimentadores aún no se ha confirmado, los estudios sobre aves marinas y peces pequeños han encontrado un vínculo", Elitza Germanov.

Las especies marinas también están en peligro debido a que sus áreas de hábitat se superponen a zonas de contaminación microplástica como el Golfo de México, el Mar Mediterráneo, la Bahía de Bengala y el Triángulo de Coral, un área desde Malasia hasta las Islas Salomón en el Pacífico.

Los microplásticos son pequeñas piezas de plástico de menos de cinco milímetros de longitud, que son perjudiciales para la vida marina.

Muchos de los animales que se alimentan por filtración viven una vida larga pero tienen pocos descendientes a lo largo de sus vidas.

Maria Cristina Fossi en su estudio estimó que los tiburones ballena pueden estar ingiriendo 171 artículos a diario, después de encontrar un promedio de 0.7 artículos de plástico por metro cúbico de agua alrededor de la península de Baja California, un importante lugar de alimentación para los tiburones ballena en peligro de extinción.

Germanov, quien es estudiante de doctorado en la Universidad Murdoch de Australia, dijo que la contaminación microplástica tenía el potencial de reducir la población de especies ya vulnerables.

"Como se prevé que la producción de plástico aumente a nivel mundial, las investigaciones futuras deberían centrarse en las regiones costeras donde la contaminación por microplásticos se solapa con los lugares críticos de alimentación y cría de estos animales amenazados", dijo.

El año pasado, hubo informes de una ballena muerta con más de 30 bolsas de plástico enteras en el estómago en Noruega. En Francia, hubo informes de cadáveres de ballenas muertas con 800 kilogramos de plástico en su interior.

La organización de las Naciones Unidas para los océanos lo ha llamado "una crisis planetaria", ya que se prevé que la producción de plástico aumente a nivel mundial.

A partir de 2015, se generaron más de 6.300 millones de toneladas de residuos plásticos. Solo el 20% de esa cantidad se recicla o destruye mediante la incineración. El resto termina en el entorno natural o en los vertederos.